Suecia: “Nos equivocamos, la tasa de fallecimientos es terrible”

Hasta el momento, se han registrado 5.161 muertos, con una tasa de 50,30 por 100.000 habitantes, cinco veces más que Dinamarca.

El jefe epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública de Suecia, Anders Tegnell / (Foto: El Mundo)

Este miércoles, el jefe epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública de Suecia, Anders Tegnell, reconoció que las cifras de muertes por COVID-19 en su país son “terribles” y que pudo haberse evitado.

“Las cifras de muertos en Suecia son terribles y deberían poder haberse evitado. Eso ha sido lo peor de la pandemia y la pregunta me sigue carcomiendo: ¿qué más podíamos haber hecho?”, declaró Anders Tegnell en una entrevista radiofónica para el programa Verano en P1.

De igual forma, lamentó el alto número de ancianos fallecidos por COVID-19, de los cuales más del 90% fueron personas mayores de 70 años. Asimismo, la mitad del total procedían de asilos, mientras que un cuarto recibía atención domiciliaria.

“Pensamos que nuestra sociedad, segregada por edades, nos permitiría evitar una situación como la de Italia, donde es más frecuente que diferentes generaciones viven juntas, pero se demostró que estábamos muy equivocados. La cifra de muertos subió de forma dramática”, afirmó Tengell. Sin embargo, felicitó el sistema sanitario de su país que, según el epidemiólogo, ha demostrado ser capaz de hacer frente a la emergencia sanitaria.

“La estrategia sueca contra el coronavirus se diferenció del resto de países nórdicos por inclinarse por muchas recomendaciones y algunas prohibiciones, manteniendo abiertos, por ejemplo, bares, restaurantes y escuelas, obviamente con sus respectivas restricciones, con el objetivo de reducir los efectos del virus y proteger a los grupos de riesgo, siguiendo un ‘modelo clásico’ contra la pandemia”, explicó el epidemiólogo.

Asimismo, destacó que este virus es “impredecible” y que es difícil saber qué métodos tienen mayor efecto, pero lamentablemente el aislamiento puede traer consecuencias negativas para la salud a medio y largo plazo de las personas.

“Creo que aún no tenemos una buena respuesta qué podíamos haber hecho. Hay diferencias claras entre países: cómo se registran los muertos, porcentaje de población anciana, cómo organizamos los servicios geriátricos. Sacar conclusiones ahora puede llevar a muchas respuestas erróneas”, concluyó Tengell.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here