China aprueba el uso de vacuna contra COVID-19 para uso interno en su ejército

La vacuna de CanSino se suma a las vacunas experimentales en fase 3 de la Universidad de Oxford, del laboratorio estadounidense Moderna y de la empresa china Sinopharm. 

China desarrolla la vacuna Ad5-nCoV, que será usada de forma interna solo para el ejército chino / (Foto: El Comercio)

Este lunes, China aprobó el uso interno de la nueva vacuna contra el coronavirus desarrollada por el Instituto Científico Militar (AMS, por sus siglas en inglés) y la compañía biofarmacéutica china CanSino Biologics, la cual será aplicada en el Ejército chino.

“La vacuna se encuentra limitada actualmente solo a uso militar y no puede tener mayor alcance sin la aprobación del Departamento de Apoyo Logístico”, indicó la compañía CanSino a través de un comunicado.

La empresa comunicó que su nueva vacuna recombinante de coronavirus, llamada Vector de adenovirus o Ad5-nCoV, ha sido aprobada por el Ejército el pasado 25 de junio solo para uso de los militares durante un año, en el marco de las medicinas para necesidades especiales.

Asimismo, informaron que por ahora su uso será limitado a este grupo y no podrá ampliarse, salvo que lo autorice el Departamento de Apoyo Logístico de la Comisión Militar Central del país.

La Ad5-nCoV está basada en el uso del vector del adenovirus que causa el resfriado común, el cual se emplea para desarrollar los genes del coronavirus en las células y provocar una respuesta inmunitaria del organismo que lo proteja de futuras infecciones de COVID-19.

Esta ha logrado ser una de las ocho vacunas trabajadas contra el virus aprobadas en China para poder ser testada con personas, dado que en las fases 1 y 2 de los ensayos clínicos de esta inyección han mostrado, hasta el momento, que pueden prevenir enfermedades causadas por el COVID-19, aunque su éxito comercial no está todavía garantizado

De esta manera, el proyecto de la compañía biofarmacéutica CanSino se une a las vacunas experimentales en fase de desarrollo más avanzada, tales como la de la Universidad de Oxford, del laboratorio estadounidense Moderna y de la empresa china Sinopharm, donde todas ellas ya están realizando pruebas en grandes grupos humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here